Prueba de Papanicolaou



Una prueba de Papanicolau (o Pap test) es una prueba de cribado para el cáncer de cérvix. Una prueba de Papanicolau busca cambios en las células del cérvix que puedan avanzar a cáncer si no se avalúan y tratan de forma adecuada. El VPH (virus del papiloma humano) a menudo se identifica con la prueba de Papanicolau. Se trata de un virus que puede causar cambios celulares en tu cérvix. Durante tu prueba de Papanicolau, el médico usará un instrumento de plástico o metal llamado espéculo. Este espéculo se introducirá con cuidado en tu vagina y una luz en su parte superior ayudará al médico examinar tu vagina y cérvix. El médico recogerá células y moco de tu cérvix y lo colocará en un contenedor para mandarlo al laboratorio. El laboratorio buscará células anormales y VPH si la prueba es positiva.



¿Cuán a menudo debería realizarme la prueba de Papanicolau?


Sólo tú y tu médico podéis determinar qué es adecuado para ti. Las pruebas de cribado de Papanicolau a menudo se basan en la edad de la mujer y en su historia médica. Grupos profesionales de doctores y especialistas de todo el mundo, llamados Sociedades, se unen en un gran encuentro conferencial y proporcionan opiniones expertas y toman decisiones sobre las pruebas de cribado del cáncer y sobre su tratamiento en caso de ser necesario. Estas decisiones son importantes para ti porque se basan en la evidencia y en pruebas realizadas en mujeres como tú. Las mujeres sanas entre 21 y 29 años generalmente necesitan una prueba de Papanicolau cada tres años. No se recomienda realizarse una prueba de Papanicolau anualmente.

Las recomendaciones de cribado actuales basadas en las directrices de la American Cancer Society (ACS), la American Society for Colposcopy and Cervical Pathology (ASCCP), la Americal Society for Clinical Pathology (ASCP), la US Preventive Services Task Force (USPSTF), y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), son:

  • < 21 años: No se recomienda el cribado
  • 21-29 años: Prueba de Papanicolau cada 3 años
  • 30-65 años: Prueba VPH y de Papanicolau cada 5 años o prueba de Papanicolau únicamente cada 3 años
  • > 65 años: No se recomienda cribado si el cribado previo adecuado ha resultado negativo y no hay un alto riesgo presente

Es importante recordar que si en cualquier momento sientes dolor o molestias, o piensas que algo relacionado con tu salud puede no ser normal, busques atención médica profesional para asegurarte de que el problema no es algo serio. Contacta con nosotros si presentas:

  • Sangrado vaginal anormal
  • Molestias vaginales
  • Flujo maloliente
  • Micción dolorosa
  • Dolor pélvico inexplicable
  • Laceraciones, llagas o heridas en su área genital
  • Dolor durante o tras el acto sexual


¿Qué significan los resultados de mi prueba de Papanicolau?


Tu prueba de Papanicolau puede ser normal, no concluyente o anormal.

  • Normal: Una prueba de Papanicolau normal significa que no se han detectado células anormales en la muestra de tu cérvix. Esto significa que no es probable que el cáncer de cérvix se encuentre presente. Como la prueba de Papanicolau puede obviar enfermedades, es importante realizarte tu próxima prueba de Papanicolau en su debida fecha.
  • No concluyente (también llamada ASC-US): Un resultado ASC-US significa que tus células no parecen normales, pero tampoco anormales. Estos resultados reciben el nombre de no concluyentes. El 75% de las mujeres con resultados ASC-US no presentan células anormales en su cérvix.
  • Anormal: Los resultados anormales indican la presencia de cambios celulares causados por el VPH. Los cambios pueden ser leves, moderados o severos. La mayoría de mujeres con células anormales no tienen cáncer, pero las células anormales más severas pueden progresar a cáncer con el tiempo.


Si mis resultados de la prueba de Papanicolau fueron anormales, ¿qué hago ahora?


El tratamiento se basa en los resultados de tu prueba, y tu proveedor asistencial de dará más información acerca de ello. El tratamiento debería empezar a los 21 años. Esto previene el tratamiento en mujeres que tienen bajo riesgo de presentar cáncer de cérvix. La opción de tratamiento más común es la observación durante un año y a continuación la repetición de la prueba de cribado. Su proveedor puede comunicarle que necesita más pruebas diagnósticas para observar más de cerca su cérvix y examinar y/o biopsiar cualquier célula anormal. Algunos de dichos procedimientos incluyen:

  • Colposcopia
  • Procedimiento LEEP
  • Biopsia endometrial
  • Biopsia vulvar

Recuerda que tener células anormales no significa que tengas cáncer ni que vayas a tener cáncer. Las células anormales generalmente pueden ser tratadas para prevenir más complicaciones. Es probable que te recomienden realizarte más pruebas de Papanicolau en el futuro para controlar tu situación específica. Pregúntale a tu proveedor asistencial cuál es la mejor opción de tratamiento para ti.






X
- Enter Your Location -
- or -